Álvaro de Ansorena: “Trabajaremos por impulsar la nueva cultura”

embajada-espanola

Álvaro de Ansorena, director corporativo de Personas

Madrid, 12 de abril de 2019. -Nuestro director corporativo de Personas, Álvaro de Ansorena, acumula a sus espaldas más de tres décadas de dedicación a la gestión de los recursos humanos empresariales, tanto en compañías españolas como latinoamericanas. Licenciado en Psicología y Filosofía, y experto en Dirección de Empresas, comenzó a colaborar con el grupo como consultor externo en 2001 y entró a formar parte del mismo en una posición del Comité de Dirección de Codere en 2012, ocupando desde 2017 su actual responsabilidad.

¿Qué supone esta reorganización para el área de Personas?

El cambio que iniciamos supone una globalización de la función, de manera que el área corporativa pasa a tomar responsabilidades ejecutivas sobre todas las materias del grupo relativas a Personas, quedando como siempre tanto estas responsabilidades como las decisiones ejecutivas, sujetas a la coordinación y acuerdo con las áreas operativas.

Se propone además una digitalización del área a través de diferentes herramientas e instrumentos organizativos, que nos dotarán de una mayor capacidad de acción, de llegada a los empleados y de implementación de la nueva cultura, que incluye la nueva visión y valores de la compañía decididos por el Comité de Dirección y con la intervención de los diferentes directivos de todas las áreas y unidades de negocio.

Igualmente, conllevará una mayor capacidad de ejecución de las funciones imprescindibles del área de Personas que tienen que ver con el desarrollo de las capacidades críticas de la organización y con la consecución de un mayor alineamiento y compromiso de todos los colaboradores de Codere, y con la generación de políticas y prácticas de gestión de personas que permitan cumplir de manera más completa y profusa con nuestra responsabilidad social corporativa, en lo que tiene que ver con empleados, para logar una mayor satisfacción de todos los agentes sociales en nuestra actividad.

Perseguimos que todos los empleados de la compañía, en esta nueva etapa, se sientan profundamente orgullosos de ser parte del proyecto, comprometidos con su propio rol y contribución al mismo y en permanente proceso de mejora y transformación, para seguir dando respuesta a los retos de nuestra compañía.

¡Todos somos Codere! ¡Con nosotros cambia el juego!

Y queremos, desde el área de Personas, ¡que todos se sientan Codere!

Dicho todo esto, lo que vamos a hacer fundamentalmente en Personas, es reestructurar las áreas locales, que hasta ahora tenían una independencia mucho mayor, de tal manera que haya una integración estrecha con la unidad central. Esto va a significar la creación de áreas de especialidades de gestión de personas en torno a algunos directivos que hoy en día tienen responsabilidades generalistas, pero cuyas funciones irán cambiando progresivamente hacia una tarea más determinada; por ejemplo, gestión del talento, evaluación de capacidades, desarrollo y capacitación en torno a capacidades críticas, gestión de las carreras profesionales, seguimiento y gestión de las situaciones relativas a normativa y relaciones laborales, funciones vinculadas con la gestión administrativa de personas, etc…

Es decir, crearemos centros de excelencia que liderarán personas muy especializadas en estos temas y que no necesariamente estarán localizados en la estructura central de Madrid, sino que podrán ubicarse en algunas de las unidades de negocio; allá donde se encuentren las mejores prácticas en cada uno de estos ámbitos. Implementaremos y desarrollaremos además, en el conjunto del grupo, la figura de los llamados People Business Partners o PBPs, que ya existen en España, Italia, México, Colombia y Panamá –con diferentes grados de capacitación, desarrollo y evolución histórica de su actuación- pero que deben tener también su equivalente en Argentina, Uruguay y el centro corporativo, con una mayor profundización; asimismo, tendremos esta figura en las operaciones de Online.

Estos PBPs van a ser los responsables de llevar hasta el último rincón de la compañía las prácticas, políticas y criterios definidos por las áreas centrales de Personas, y ayudarán -de una manera cercana, localizada, descentralizada-, a los directivos de todos los niveles y de todas las áreas, pues son ellos los auténticos directores de sus equipos y de sus personas. Por lo tanto, los PBPs se constituirán en un apoyo tanto de consulta como de orientación y ejecución de decisiones relativas a la gestión de Personas, que serán finalmente decisiones lideradas y ejecutadas por los managers de negocio.

¿Por qué se entendió necesario un cambio así?

Primero, por una necesidad de ganar en eficacia de nuestra propia actuación, dotando al área de herramientas digitales y de procesos mucho más automatizados que permitan que, con unos recursos más limitados, podamos hacer más cosas de las que hacemos ahora y alcanzar metas cualitativas más ambiciosas que las actuales. Por ejemplo, en el ámbito de la capacitación, queremos tener herramientas digitales que nos permitan llegar a todos los empleados y poner a su disposición productos y conceptos formativos y de autodesarrollo más potentes e interesantes que los que tenemos en este momento.

En segundo lugar, vamos a ganar eficiencia, porque todo eso necesitamos hacerlo con menos recursos que los que empleamos en este momento, para garantizar la sostenibilidad de nuestro negocio y el aporte de los valores y resultados que nos hemos propuesto, con un coste adecuado.

Queremos además poner en valor la función de los managers de línea a la hora de dirigir personas y equipos, porque ellos son los auténticos protagonistas de la gestión de las personas. ¡Nadie puede dirigir a las personas mejor que sus jefes y responsables inmediatos! Difícilmente un área centralizada de la gestión de personas sustituye el conocimiento, la labor directa y comunicación inmediata que tiene un jefe con sus colaboradores, y eso quiere decir que es ese jefe el que tiene que encargarse de la motivación, capacitación, alineamiento y capacidades de ejecución de sus equipos. Desde el área de Personas lo que brindamos son apoyos, ayudas, asesoramiento y determinados conceptos técnicos y herramientas, que no pueden de ninguna manera sustituir la labor del director, sino acompañarla.

En cuarto lugar, necesitamos darle al área de Personas y a su ejecución un salto hacia delante, incorporando las herramientas y tecnologías que actualmente están a disponibles en el mercado y que, en la compañía, por diferentes motivos, han quedado postergadas en cuanto a una actualización necesaria. En este momento, una organización como la nuestra, que fundamentalmente se estructura en torno a tecnología y capacidades digitales de última generación, debe estar también a la altura en el área de Personas si no quiere quedarse fuera de juego.

Por último, porque queremos poner en valor las capacidades especiales, la experiencia y el talento desarrollado durante mucho tiempo por algunas personas clave que están en las unidades de negocio y que cuentan con carreras muy locales, pero de alto valor añadido. Queremos internacionalizarlas, con mayor ámbito de visibilidad y responsabilidades y formando parte de  una dinámica de ampliación de la capacidad de ejecución del grupo.

Tras los recientes cambios organizacionales, el Departamento Corporativo de Personas ha habilitado el correo dudas@codere.com, a través del que cualquier colaborador que lo desee podrá elevar sus consultas sobre la nueva estructura del grupo.